An orange circle and a purple circle represent connectivity.

Maretha Britz es una pionera que trabaja para llevar a su país un transporte público seguro y fiable.

Como Directora General de Trapeze Group en Sudáfrica, con sede en Johannesburgo, entiende las complejidades y los retos. África es un tablero de ajedrez de países, lenguas, gobiernos, paisajes y personas que comparten uno de los continentes más grandes y salvajes del planeta.

“Hay que entender realmente África para tener éxito en ella, porque hay muchos países diferentes y cada uno tiene culturas, hábitos y tradiciones diferentes”, dice Maretha.

También es un lugar donde las bases impositivas son pequeñas y las infraestructuras aún están en desarrollo. La mayoría de los grandes proyectos de infraestructuras en África cuentan con el apoyo del Banco Mundial, de donantes europeos o de otras partes. Y todas las grandes ciudades africanas se enfrentan a los mismos retos, afirma.

El principal problema es la financiación. En lo que respecta al transporte público, hay pocos fondos disponibles debido a la corrupción o a la insuficiencia de los ingresos fiscales para conceder subvenciones.

“Hay una gran diferencia entre la gama alta y la baja del mercado. No hay clase media. La gente del extremo superior es relativamente rica, puede permitirse conducir lujosos cuatro por cuatro, y luego está la clase baja, que realmente lucha y solo tiene dinero para un viaje en autobús o en taxi, por lo que si les ocurre algo imprevisto, básicamente no puede ir a trabajar”.

Según un estudio reciente, más del 55-60% de las personas van al trabajo caminando, aunque estos desplazamientos no sean cortos. Las ciudades sudafricanas están estructuradas de tal manera que el centro de la ciudad es dónde se concentran las oficinas, rodeadas de zonas comerciales en el perímetro, mientras que la mayoría de los trabajadores viven en los suburbios.

Ella es una apasionada hacedora de cambios y aporta una gran estrategia de desarrollo empresarial para ampliar la huella local de Trapeze.

“Poner el transporte público a disposición de estas personas marcará la diferencia y enriquecerá sus vidas”, afirma.

Gracias a su experiencia en planificación de recursos empresariales con Deloitte y Oracle Solutions, Maretha entró en el ámbito del transporte público en el momento justo. El gobierno sudafricano acababa de lanzar una iniciativa para elaborar un plan formal de distribución del transporte público en tres o cuatro de las mayores ciudades del país, en el marco de sus preparativos para acoger la Copa del Mundo de fútbol en 2010.

Fue un punto de inflexión importante. Antes de 2009, Sudáfrica no contaba con un sistema formal de transporte público, es decir, ninguno gestionado por el municipio u otros organismos formales. Había una industria masiva de minibuses-taxi llena de problemas.

La solución fue el Tránsito Rápido de Autobuses (BRT), la forma más rápida y económica de lograr una conexión de calidad entre las ciudades anfitrionas de la Copa del Mundo, sus centros urbanos y los estadios de fútbol, dejando un legado duradero. Y, desde hace más de una década, el Departamento de Transportes de Sudáfrica y grandes ciudades como Johannesburgo, Ciudad del Cabo y Pretoria han adoptado el BRT.

“Estaba en el lugar adecuado en el momento adecuado”, dice Maretha. Hubo una licitación para una solución de billetes de transporte para Ciudad del Cabo y ella formó parte del esfuerzo ganador desde el ciclo de ventas hasta el inicio de la instalación.

Hoy en día, existe un deseo creciente de destinar fondos, recursos y subvenciones al sector ferroviario. El BRT todavía tiene un papel importante que desempeñar y hay estudios en curso para determinar cómo mejorar el sistema y el sector de los minitaxis que apoya.

“Mi trabajo es bastante desafiante, sin embargo, me da la oportunidad de ser innovadora”, dice sobre la dirección del equipo de Trapeze en África desde 2015.

“Puedo proponer modelos de negocio innovadores y modelos de financiación para ver cómo podemos ayudar a las ciudades a abordar los retos financieros que tienen y, al mismo tiempo, poner estas soluciones a disposición de los viajeros para que puedan tener un viaje seguro y fiable al trabajo o de vuelta a casa.”

Cuando no está persiguiendo financiación en el Banco Mundial, o cazando leones en unas merecidas vacaciones de safari, Maretha pasa las mañanas de los sábados en el campo de fútbol animando a sus nietos. Y todas las mañanas, antes de empezar su jornada laboral, lleva a sus dos Scottish Terriers, Mia y Milo, a dar un paseo de 8 km.

No hace nada a medias!

“Es mucho mejor despejar la cabeza al aire libre que entre cuatro paredes.


Seguir explorando