An orange circle and a purple circle represent connectivity.

Dependiendo de a cuál de sus bandas vayas a ver, con Simon Ferguson en los teclados puedes tener dos horas de versiones de canciones de un año en específico de la década de 1970, o algo completamente distinto con música original de raíces folk americanas que escribe y arregla con sus compañeros de banda. 

«La música de los 70 es genial. Te das cuenta de lo brillante que eran los músicos de principios de los 70 porque muchas de estas canciones no tienen una forma regular. Tienes canciones de Pink Floyd de 10 minutos y su musicalidad es increíble», dice Simon. «La música es una parte importante de mi vida». 

También escribe relatos cortos, es un lector voraz y se ha hecho el tiempo para entrenarse para su primer maratón. (Va a correr la carrera de Nueva York en noviembre para una organización benéfica nacional estadounidense para niños, así que ha jurado que no les defraudará). 

«Voy a cronometrar toda la carrera con mi lista de reproducción. También lo hago para algunas personas con las que corro, así que será el momento de escuchar canciones motivadoras», dice. 

También debemos mencionar que Simon es mentor de líderes emergentes en viajes y hostelería, una de sus antiguas especialidades de software, y que durante muchos años fue capitán de su equipo de rugby, el Hackney RFC, de Londres (Reino Unido), donde creció. 

Es un tío creativo con mucho impulso para superar a sus competidores. 

Eso es un plus a las habilidades y experiencia que aporta a su nuevo cargo en Modaxo como Líder de Grupo en América, ubicado en Atlanta, Georgia, donde su acento británico también es un punto a su favor, en su mayor parte. 

 «Me ha encantado vivir en Estados Unidos. Ahora tengo la green card, así que soy residente permanente», dice. Cruzó el charco hace cuatro años para trabajar en Travelport, la empresa tecnológica que gestiona el sistema de reservas de clientes como Delta Air Lines. 

«En Canadá, a la gente no le impresiona ni de lejos el acento británico. Pero en Estados Unidos, y sobre todo en el sur del país, sí», afirma. «Están asombrados. Creen que o eres increíblemente inteligente… o un asesino en serie. Uno de los dos, así que seguro te llevas una pequeña ovación por el acento». 

Los viajes por motivo de su carrera han sido un punto culminante. «Te hace más aventurero. Trabajar con diferentes culturas y nacionalidades me ha desarrollado más como persona y como líder que probablemente cualquier otra cosa». 

Lo interesante es que empezó estudiando música clásica para convertirse en músico profesional. Cambió de rumbo hacia la historia, pensando que la mayoría de los músicos clásicos acaban enseñando. Siempre ha sido compositor e intérprete. Y cuando no está tocando con sus bandas, se dedica a tocar música para amigos y bodas. 

Simon atribuye a su licenciatura en Historia el haberle ayudado a desarrollar su pensamiento crítico y su capacidad para resolver problemas en el mundo empresarial. 

«Siempre me han interesado los negocios y las comunicaciones», explica. «Yo era un gran comunicador. Descubrí que me gustaba mucho el análisis de los negocios y entender cómo funciona un mercado, qué lo mueve y qué lo impulsa». 

Esa perspicacia y ética de trabajo han sido la base de su forma de inspirar a personas y empresas para que superen los límites y vayan más allá. Ha trabajado extensamente en marketing digital y tecnología en los sectores editorial y de viajes, participando en la transformación de los servicios de escritorio a móviles. 

Su incorporación a Modaxo ha supuesto un salto de la logística de viajes aéreos al transporte público terrestre, donde está ayudando a dirigir las empresas Vontas y TripSpark. 

«Los Directores Generales de tránsito son un grupo de personas muy inspiradoras. Lo que les mueve no es solo llevar a la gente de A a B, sino la inclusión social y la responsabilidad medioambiental», afirma, entusiasmado por lo que denomina «un verdadero punto de inflexión» para el transporte público en Estados Unidos. 

La inclusión y la sostenibilidad son motores importantes en el tránsito, ya que los comportamientos y las expectativas de los usuarios han cambiado en la pandemia. La gente quiere más flexibilidad al elegir dónde vivir y trabajar, lo que supone una oportunidad para un transporte mejor y más inteligente. 

«Aquí las comunidades están cada vez más integradas. Como ciudad, Atlanta ha cambiado radicalmente en los últimos 10 años. La gente que estaba aquí hace 10 años apenas la reconoce. La tecnología desempeña un papel importante en este sentido. Hay muchos motivos para ser optimistas». 


Seguir explorando